Cerro Colorado 5240 Torre I, Piso 18

Las Condes, Santiago de Chile.

+56 2 2638 1527

contacto@ga-abogados.cl

Mantente siempre informado.

Blog

Delincuencia en tiempos de pandemia y el importante rol de los Bancos

Nathan Lynch de la Association for Data and Cyber Governance (ADCG) publicó hace unos días una nota sobre las nuevas formas de crimen financiero que se podrán observar en el mundo como consecuencia de la pandemia que actualmente nos afecta.

Se señala que en el contexto de pandemia COVID-19, en Australia y probablemente en todo el mundo, se ha desencadenado la mayor perturbación en la transmisión de dinero en efectivo y el lavado de activos comerciales. Como consecuencia del cierre de empresas, despido de trabajadores y mayor número de transferencias bancarias, la economía de dinero en efectivo se ha enfrentado a una mayor presión, por lo que los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los bancos deben estar atentos a los cambios de comportamientos delictivos.

De la misma manera, existen una serie de factores como el cierre de casinos, lugares de juego, clubes deportivos, menos personas en las calles (por lo que hay menos efectivo circulando), que han provocado un cambio en el comportamiento de los delincuentes, de manera tal que se podrán observar nuevas maneras de lavados de dinero, estafas o un incremento en aplicaciones o terminales de pagos ilícitos.

Nick McTaggart, fundador de Murinbin Consulting en Sydney afirma que “Los sistemas de monitoreo van a necesitar ser recalibrados. Recomiendo que este proceso comience inmediatamente. No podemos dar a los criminales organizados el lujo de explotar esta interrupción para su propio beneficio.”

Además, debido a las limitaciones que existen, también ha aumentado la probabilidad de que los delincuentes exploren otras formas de colocar su dinero “sucio”, incluso mediante la compra en efectivo de bienes de gran valor. Las joyas, las embarcaciones y los vehículos son objetivos atractivos. En este clima, es muy difícil para los bancos llevar a cabo una supervisión precisa de las transacciones y la debida diligencia con el cliente.

Una clara señal para los Banco deberá ser movimientos en cuentas comerciales de establecimiento que han debido cerrar y que todavía muestran ingresos, como salones de uñas o peluquerías. Para detectar esto, los bancos tendrán que construir rápidamente nuevos filtros. El éxito de esto depende, por supuesto, del desafío subyacente de tener datos precisos de los clientes, por lo que será importante tener un contacto directo con estos, para saber por ejemplo si el comerciante se está dedicando a otro negocio que le provoca ingresos.

En Estados Unidos el FBI ya ha advertido sobre un aumento de actividad multimillonaria en línea, particularmente a través de cuentas limpias. Los delincuentes han intensificado sus esfuerzos para reclutar mulas de dinero, aprovechando el aislamiento, el aburrimiento y la presión financiera que la gente está experimentando.

Por tanto, por un lado los ciudadanos deberemos tener extremo cuidado con los riesgos cibernéticos y fraudes, mientras que por otro los Bancos deberán tener un estándar mucho más alto de debida diligencia, debiendo tener una comunicación mucho más directa con los clientes y un mayor control del flujo.

Fuente (en ingles): https://adcg.org/covid-crims-and-cash-financial-crime-teams-need-to-re-think-laundering-risks/

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email